GUÍA PARA EL TRATAMIENTO DEL INFARTO CEREBRAL AGUDO

CAPÍTULO 4. GUÍA PARA EL TRATAMIENTO DEL INFARTO CEREBRAL AGUDO. J.A. Egido, M. Alonso de Leciñana, E. Martínez Vila y E. Díez Tejedor; por el comité ad hoc del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN

Desde la publicación de las últimas recomendaciones por parte del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (1) se han producido avances sustanciales en algunos aspectos del manejo agudo de los pacientes con isquemia cerebral. En este capítulo se actualizan las recomendaciones en lo que se refiere a los cuidados generales del paciente con ictus en fase aguda, así como al tratamiento específico de la isquemia.

Sistemática asistencial

El ictus es una urgencia neurológica. El desarrollo de tratamientos con estrecho margen terapéutico y la evidencia de que los resultados dependen del momento en que se inicie el tratamiento obligan a coordinar los diferentes niveles asistenciales para asegurar el mínimo tiempo de respuesta que permita la evaluación y el tratamiento del paciente en el medio hospitalario. En este sentido, se ha mostrado útil la implantación del llamado «código ictus» para coordinar los servicios extrahospitalarios de transporte urgente con los servicios hospitalarios (equiposunidades de ictus) (2-5) (niveles de evidencia III-V).

La primera evaluación diagnóstica conlleva la realización de algunas pruebas complementarias imprescindibles, y por lo tanto debe realizarse en un hospital (1, 6-12). En función de los primeros hallazgos, se diseñará el estudio diagnóstico apropiado según una sistemática dirigida a establecer en lo posible la etiología del ictus (Tabla 1). La rápida asistencia especializada por el neurólogo es un factor que mejora el pronóstico e influye en la efectividad del tratamiento (10, 11, 13) (nivel de evidencia III). La mayoría de los pacientes con ictus precisan ingreso hospitalario, exceptuando a los pacientes con demencia, con una enfermedad terminal previamente diagnosticada o aquellos que expresan su deseo de no ser ingresados, siempre suponiendo que pueda asegurarse un cuidado adecuado fuera del hospital (12).

Está demostrado que el ingreso en unidades especializadas en el tratamiento de los pacientes con ictus (unidades de ictus) en la fase aguda de la enfermedad desciende la mortalidad y las secuelas (14-19) (nivel de evidencia I). La infraestructura de la unidad especializada se encuentra determinada por la población....

Capitulo Completo ( PDF )