GUÍA DE ACTUACIÓN CLÍNICA EN LA HEMORRAGIA SUBARACNOIDEA

CAPÍTULO 7. GUÍA DE ACTUACIÓN CLÍNICA EN LA HEMORRAGIA SUBARACNOIDEA J. Vivancos, F. Rubio, L. Soler y N. Vila; por el comité ad hoc del Grupo de Estudios de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN

La hemorragia subaracnoidea (HSA) es el ictus que cualitativamente presenta una mayor morbimortalidad. Es uno de los tipos de hemorragia intracraneal que se localiza en el espacio subaracnoideo. Representa entre el 4% y el 7% de todos los ictus y, a pesar de la considerable evolución de los procedimientos diagnósticos y las técnicas quirúrgicas, endovasculares y anestésicas, sigue caracterizándose por su elevada morbimortalidad: el 45% de los pacientes fallece en los primeros 30 días y en el 50% de los supervivientes queda algún tipo de secuela irreversible (1, 2).

El objetivo de este trabajo es revisar las pautas de tratamiento de la HSA, estableciendo para cada medida terapéutica y/o diagnóstica recomendaciones actualizadas basadas en los distintos niveles de evidencia científica obtenidos de los resultados de grandes estudios prospectivos de cohortes y de ensayos clínicos aleatorizados multicéntricos realizados en pacientes con HSA (3).

Las recomendaciones referidas a las medidas diagnósticas se basan en la experiencia acumulada de la práctica clínica, debido a la ausencia de ensayos clínicos que validen cada una de las exploraciones complementarias analizadas.

Este capítulo se centra en el tratamiento de la HSA no traumática o espontánea, y fundamentalmente en la de etiología aneurismática, puesto que ésta constituye la causa más frecuente, con una incidencia del 80% del total. Siempre hay que considerar al paciente de forma individual, pues existen situaciones clínicas específicas que requieren medidas terapéuticas diferentes a las propuestas en el presente trabajo.

La incidencia de la HSA no traumática se estima en torno a 10 casos por 100.000 habitantes/año (1), aunque los diferentes estudios de cohorte de base poblacional encuentran tasas de incidencia muy variables (6-16 casos por 100.000 habitantes/año) (4-6). Las tasas más elevadas corresponden a los estudios realizados en Finlandia y Japón. En este último país se han publicado tasas de incidencia que llegan hasta los 25 casos por 100.000 habitantes (7).

Ver capitulo 7 completo (PDF)